Hemos seleccionado estas frases para hijos, pues ponen en palabras los sentimientos hacia un hijo. Se transmite el amor que se siente en la paternidad y maternidad, y este gran sentimiento nos llena de felicidad y gozo que podemos compartir junto a nuestros seres amados, fomentando con nuestros niños la amistad y el amor.

Es increíble como un ser tan pequeño pueda hacerme sentir tanto amor.

Tus sonrisas son las que me llenan el corazón de felicidad.

Eres la persona más increíble que se ha escrito en mi vida.

Te quise antes de conocerte, me emocione al escucharte, y ahora que estas aquí te amo.

Si hago algo por ti, no es para que me quieras, es para que sepas que yo te quiero.

Educar a un hijo no es fácil, pero enseñar y juntos avanzar, es lo que hace que valga la pena.

No importa como fuiste ayer, o como serás, importa que hoy estamos juntos.

Eres mi presente, eres mi más preciado tesoro, cada instante te observo y me doy cuenta de lo importante que eres para mí.

Te protegeré y amare hasta mi último aliento pues para mí lo eres todo.

Tu felicidad es sinónimo de mi felicidad, pues con saber que sonríes yo soy capaz de sonreír.

El amor a primera vista existe y es el que sentí la primera vez que te vi.

Puede que la vida no sea siempre fácil, pero no tengas miedo, yo estaré junto a ti, y los enfrentaremos juntos, estaré contigo siempre hasta que se me acabe la vida.

Con solo existir, fuiste capaz de cambiarme, pues me enseñaste a amar.

Hijo, aprende, vive, ama, se feliz, en esta vida no hay segundas oportunidades por eso yo quiero vivirla a tu lado.

La felicidad pequeños momentos que los hacen inolvidables, y eso es lo que eres para mí pequeño, algo inolvidable.

Si te digo te quiero, es porque lo pienso, lo estoy sintiendo en mi alma, y lo recuerdo.

Nunca olvides que yo siempre voy a estar aquí para ti, existen momentos hermosos, aprende lo que puedas, vive la vida que quieras vivir, conviértete en quien tú quieras ser.

Sin importar el tiempo, la distancia, o donde estés, yo siempre te voy a amar.

Aunque pienses que estas pequeño o muy grande, para mí, siempre serás mi más hermoso regalo.

Mi ejemplo, mi luz, mi madre, mi amiga, esa eres tú.

Tu puedes lograr todo lo que te propongas, solo cree en ti, confía y avanza.

No te condiciones por nada hijo, recuerda que tu moldeas tu mundo, observa tu alrededor y date cuenta de lo maravilloso que es estar vivo.

La vida es un constante crecimiento, quiero que crezcas no solo en estatura, sino también en amor, en cosas bonitas.

Se la mejor versión de ti mismo cada día.

Tú eres quien ilumina cada uno de mis días, luz que nunca se apaga.

El ver tu tierna sonrisa, es un privilegio que tengo cada día.

No esperes a tenerlo todo para disfrutar de la vida, disfruta cada instante como si fuera único.

Acaso el amor se puede expresar más allá de las palabras, lo dudo, más que decirlo, hay que sentirlo.

Que feliz me siento de estar a tu lado, de verte crecer cada día, de presencias como te conviertes en una maravillosa persona.

Cada vez que miro tus ojos, puede ver en ellos el sol que me ilumina cada día.

Tu eres grande y estas aquí para hacer grandes cosas.

Valoren cada día de su vida, los días buenos traen mucha felicidad y los malos mucha sabiduría, pero de todos ellos siempre puedes aprender.

Al abrazarte puedo sentir la calidez de estar junto al amor de mi vida.

Incluso después de esta vida, siempre te amare hijo, no sé si eso sea amor eterno, pero es lo que hare.

Haz todo de corazón, con sinceridad, en cada momento, en cada instante.

Veo un cálido cielo despejado, una gran montaña que se formó en muchos años, y pienso en que tú también alcanzaras las alturas de maneras espectaculares.

Con cada pisada, con cada mirada me doy cuenta que eres muy especial para mí.

Un hijo siempre será un hijo, sin importar la edad, sin importar nada.

Tenga la mejor razón para ser fuerte y feliz, eres tú.

Acaso mis abrazos, mis palabras y mis besos, serán suficientes para expresar lo mucho que te quiero.

Eres la mejor bendición que puedo suceder en mi vida.

Este amor que siento no es para tanto, es para siempre.

No te preocupes hijo, ni por el pasado, ni por el futuro, en cualquier situación yo estaré junto a ti, para apoyarte. Siempre.

 

Estas palabras puedes decírselas a tu hijo o hija o se las puedes leer y pensar sobre lo que es para ti ser padre, en cualquiera de los casos, siéntete feliz y pleno de vivir esta gran experiencia.